Buscar por fecha
Un nuevo Tiger, una versión mejorada
Nueva columna de Desirée Soulodre
Foto por: Masters

Ayer fuimos testigos de un evento histórico en el deporte mundial, el mejor “comeback”, de la historia del Golf, sin duda. Las redes sociales, los medios, los comentaristas enloquecieron luego de ese último putt. El Presidente Trump y el ex Presidente Obama no dudaron en felicitarlo por twitter

La galería estaba ávida de ver ganar a Tiger, luchando, jugando perfecto, inteligente, y sobreponerse de jugadores que físicamente son más fuertes, que lo pasan por 30 yardas, al menos en cada drive. Tiger resurgió desde la vergüenza, los problemas físicos, recordemos que muchas veces no podía caminar, soportó muchas cirugías, y por supuesto, todas las inseguridades psicológicas asociadas. Pero la perseverancia, la paciencia, las ganas, su amor por el deporte lo hizo cambiar completamente. No sólo cambió su swing, su forma de jugar, pero también su actitud, su personalidad. Hoy es un Tiger más cercano, saluda a su público, no tiene miedo a demostrar sus sentimientos, abrazar a sus hijos, en otras palabras, disfrutar lo que le está pasando.

Ayer lo vimos meter su último putt para bogey y ganar el Masters, pero lo más increíble es como ese hombre saltaba, gozaba, explotaba de alegría, abrazaba a sus hijos y como se dio el tiempo para festejar con cualquier fan que le estiró la mano. Era su Major número 15, pero no tengo dudas que ha sido el que más ha disfrutado, bastaba con ver esa tremenda sonrisa que parecía que la cara se le iba a partir.

Las fuertes experiencias de vida cambian a las personas, y a quien vimos ayer es el resultado de un largo camino de esfuerzo, paciencia y mucho amor. Es otro Tiger uno más humano, mejor, y a mi parecer, uno que seguirá ganando por un buen rato más, así que prepararse porque el Tigre está recién empezando a rugir.

Publicado el 15 de abril, 2019
Patrocinadores
Síguenos en